La posesión de Mary

Un poema de marineros del siglo XVIII habla de una bruja que secuestraba niños tras haber sido asesinada en alta mar. Actualmente en Florida una familia compra el velero Mary a un precio de ganga. Esa oferta imposible de rechazar esconde una tragedia por venir. La policía logra rescatar a los sobrevivientes pero comienza a investigar qué ocurrió a bordo y cómo fueron los pasos desde que la nave apareció flotando a la deriva hasta que fue adquirida por David, el padre de familia. “El mal necesita un cuerpo para vivir, ese bote era el cuerpo”, dirá la principal sospechosa de haber hecho explotar el velero cuando es interrogada por la policía.

La película protagonizada por Gary Oldman logra su objetivo con pocos recursos y escasos efectos digitales. Podrían objetarse las actuaciones algo desbordadas del elenco, pero por fortuna no es una acumulación de golpes de efecto y eso hace que incluso podamos perdonarles los lugares comunes a los que apelan para hacer avanzar el relato. Oldman de vez en cuando se permite salir de los roles “comprometidos” que la industria le exige y se divierte involucrándose con personajes menos serios y proyectos de terror de bajo presupuesto. Este es uno de esos casos. No será para el recuerdo pero cumple con lo que se propone.

Por Damián Serviddio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s