Mamma Mia! Vamos otra vez

En 2018, diez años después del estreno de la primera película, llegó esta secuela a modo de festejo por el aniversario redondo de una producción que había superado los 600 millones de dólares de recaudación global y se convirtió en todo un fenómeno, acercando a nuevas generaciones a la música de Abba. En esencia es un hermoso homenaje a la cinta original, al musical que la inspiró y al personaje de Donna, en este caso interpretado en su juventud por Lily James. Si bien dos o tres clásicos se repiten, prácticamente ninguna de las canciones había formado parte de la primera historia. En lo particular le tenía miedo a la idea de retomar los personajes que tanto habían funcionado en el pasado, sobre todo porque este ‘Mamma Mia: Vamos otra vez’ no tiene antecedentes en teatro sino que es una producción especialmente pensada para cine y para colmar las expectativas nostálgicas de los fanáticos. En muchos aspectos, superó las expectativas y eso se demuestra con algo simple: no dejar de mover la patita a lo largo de cada cuadro musical, hermosamente coreografiados. La última escena, de lo más emotiva, nos recuerda por qué amamos la cinta original, lo mismo que el clip final con los créditos.

¿Por dónde va entonces la segunda parte? Tras la muerte de Donna (Meryl Streep), Sophie (Amanda Seyfried) se tomó el trabajo de restaurar el hotel en Grecia y está a punto de inaugurarlo con la ayuda de Sam (Pierce Brosnan) y el Señor Cienfuegos (Andy García). Pero los nervios se ven incrementados tras su pelea con Sky (Dominic Cooper) y la negativa de dos de sus padres a estar en la fiesta: Bill (Stellan Skarsgård) y Harry (Colin Firth) tienen otros compromisos para esa fecha. Quienes no se perderán por nada del mundo el evento son las amigas de su madre, Tanya (Christine Baranski) y Rosie (Julie Walters), y su abuela Ruby (Cher). Con la excusa de recorrer la isla y ver cómo todo cambió en estos últimos diez años, viajamos al pasado para conocer a la Donna recién graduada, la pieza central de la peli. De a poco, y con mucha música, vemos sus primeros encuentros con Bill, Sam y Harry, por qué esas relaciones no funcionaron y cómo fue que decidió tomar a esa pequeña isla como su lugar en el mundo. Dato: al final de todo, hay una pequeña escena eliminada.

Por Damián Serviddio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s